Capítulo 13: 11 pasos para diseñar senderos sostenibles

trailbuilding_3

Como ya hemos comentado en capítulos anteriores, los fundamentos para una buena construcción de senderos incluyen algo más que la propia construcción y muchos pasos clave deben ser implementados antes de clavar la pala en el suelo.

La mayoría de los problemas de gestión de una red de senderos se deben a una mala planificación y diseño. Un sendero mal diseñado (no importa lo bien construido que esté) casi siempre será la fuente de conflictos entre los gestores del territorio y los usuarios.

La formación de asociaciones con los administradores del territorio y voluntarios, la determinación de los usuarios y sus expectativas, el examen de la topografía y la evaluación del entorno, con especial atención a los ecosistemas más frágiles y los posibles puntos de control son todos los aspectos importantes en la construcción de senderos. A continuación explicamos cada uno de los pasos que ayudarán a construir los cimientos de un sendero sostenible.

Paso 1: Obtener los permisos y constituir una asociación

Ya hablamos en capítulos anteriores de la importante necesidad de obtener todos los permisos, pero vale la pena repetirlo: nunca es mejor pedir perdón que permiso. Siempre se debe contar con toda la documentación y permisos antes de comenzar la construcción o mantenimiento de un sendero.

La formación de una sólida asociación con el propietario o gestor del territorio donde se pretenden realizar los trabajos es fundamental ya que desde el  principio se va a lograr más y crearemos una situación en la que todos ganan. Es fundamental hacer ver al gestor del territorio que quien pretende organizar los trabajos es un grupo organizado, para ello se debe presentar una propuesta de trabajo en un proyecto que esté totalmente definido y dimensionado. Recuerda que una comunicación clara y frecuente es el pilar fundamental en todas las buenas relaciones.

También es importante buscar la implicación y participación de otros usuarios y colectivos al comenzar un proyecto de sendero. La participación de los diferentes colectivos da a todos un sentido de propiedad y asegura el futuro del sendero.

Recuerda!

No se puede realizar ningún trabajo de construcción de senderos sin ningún permiso; además si donde se pretenden realizar los trabajos es un lugar que posee alguna figura de protección ambiental necesitaremos ceñirnos a un estricto proceso de evaluación ambiental que requiere tiempo y mucha paciencia pero hay que tener muy presente que la protección ambiental es lo primero.

En el caso concreto para España, la legislación prohíbe expresamente construir nuevos caminos, únicamente podremos aspirar a la conservación y recuperación de antiguos caminos y senderos de uso público. No obstante, para los que nos leen desde otros países donde la legislación si permite la construcción de senderos seguimos hablando de construcción.

Paso 2: identificar los límites de las propiedades privadas

Es fundamental localizar y marcar los límites de las propiedades privadas en un mapa topográfico. Naturalmente, no podemos construir un sendero en las citadas propiedades sin el permiso de los propietarios. También puede haber áreas y lugares que sean especialmente sensibles y debamos delimitarlos correctamente ya que necesitan ser protegidos (un sitio arqueológico sensible, o un enclave natural).

Paso 3: Determina los usuarios del sendero

Piensa en las personas que utilizarán la red. ¿El sistema de senderos se acomoda a sus necesidades y deseos?

¿Qué experiencias buscan?

¿Qué longitud será la adecuada para ellos?

¿Qué nivel físico y técnico poseen?

¿Con qué frecuencia van a utilizarlo?

Considera la evolución futura. ¿Qué elementos podremos incluir para servir a una población creciente y una mezcla en la evolución de los usuarios?

Un diseño de senderos da forma y cabida a las experiencias de los que lo usan. Las mejores redes de senderos ofrecen algo para todo el mundo al reconocer que cada usuario es único, los mejores sistemas de senderos ofrecen variedad de desafíos. Sería un error suponer que todos los ciclistas de montaña quieren terrenos difíciles o que todos los excursionistas quieren soledad. Por ello no te olvides cuando estés diseñando un sendero de tener a todos los usuarios en mente.

Paso 4: identificar los puntos de control

Consulta la cartografía disponible para la zona de actuación

Podemos ahorrar mucho tiempo en el trabajo de campo si previamente hemos consultado la cartografía disponible. Actualmente disponemos de mucha información cartográfica totalmente actualizada: mapas vectoriales y ráster y las fotos aéreas serán nuestros grandes aliados para hacer una buena planificación previa.

Gracias a los Sistemas de Información Geográfica (SIG) podremos realizar completos mapas que reflejen la información que sea más relevante para realizar nuestro trabajo, estos mapas los podremos imprimir y llevarlos a la zona concreta donde desarrollaremos los trabajos.

Un mapa detallado SIG podrá mostrar muchas capas de información, incluyendo los límites de propiedades público-privadas, topografía, hidrografía, suelos, vegetación, manejo de vida silvestre y los grados de pendiente. Usa estos recursos para familiarizarte con la zona y comenzar a establecer puntos de control.

Entonces, la cabeza en el campo.

El trabajo realizado en el campo es la mejor manera de tener una idea del terreno. Una vez que hayamos terminado de estudiar la cartografía es hora de salir al campo. Para identificar la longitud del sendero su trazado y los puntos de control elementos como el mapa, la brújula y sobre todo un dispositivo GPS nos facilitarán este trabajo.

En las zonas boscosas, el momento ideal para estudiar el terreno es durante el otoño o el invierno, sobre todo en los bosques de hoja caduca, cuando la visibilidad está en su mejor momento. Además en esta época es cuando más precipitaciones se producen y podremos observar con detalle la capacidad de absorción de agua del suelo y como esta discurre por el mismo.

Identificar los puntos de control

El objetivo más importante del trabajo de campo es identificar los puntos de control importantes. Los puntos de control son los lugares que influyen en la traza que debe llevar el sendero, por lo tanto el inicio y final del mismo son los puntos de control básicos. Otros puntos de control incluyen áreas de estacionamiento, estructuras artificiales como pasarelas, giros o curvas pronunciadas, cruces de carreteras o de cursos de agua y otros cruces de caminos.

Puntos de control positivos: son los lugares que deseamos que el usuario del sendero visite: miradores, cascadas, formaciones rocosas, lagos, ríos y otras características naturales, o puntos de interés. Como antes hemos citado, ten en a los diferentes tipos de usuarios. Diseñar el camino para que se puedan conectar estos lugares, manteniendo el interés del usuario a lo largo del camino.

Es fundamental crear estos senderos de acceso a los puntos de interés, ya que si no lo hacemos, los propios usuarios crearán nuevas trazadas para poder acceder a los mismos provocando que el sendero deje de ser sostenible.

Puntos de control negativos: son los lugares que deseamos que el usuario del sendero evite: terrenos planos que puedan contener agua estancada o arena suelta, hábitats sensibles para la fauna y la flora, ciertos cruces de agua, áreas ribereñas, lugares arqueológicos sensibles, riesgos para la seguridad personal y la propiedad privada. Si identificamos puntos de control negativo en el trabajo de campo es fundamental realizar un diseño del trazado adecuado para mantener a los usuarios lejos de estos puntos.

Las zonas muy rocosas suponen desafíos especiales como puntos de control. ¿Puede esta zona ser atravesada o se debe construir una pasarela? Debido a que modalidades como el all mountain o el enduro se han vuelto más populares, estas zonas de cantos rodados y rocas salientes son importantes puntos de control positivo a buscar por su utilidad en la creación de senderos sin embargo nos implicarán un mayor esfuerzo en la construcción y mantenimiento para hacer el sendero sostenible a largo plazo.

Paso 5: Configurar bucles

Las redes de senderos con bucles son atractivas porque ofrecen variedad y alternativas. A los mountain bikers les encanta la aventura de empezar a bajar un sendero y volver al mismo punto a través de un camino diferente. Los bucles permiten que los usuarios disfruten de senderos con diferentes distancias, dificultades o ecosistemas en la misma salida.

Existen diferentes tipos de bucles, en función de la geografía. Un parque que es paralelo a un río puede usar bucles de caminos que siguen el agua; cada bucle es como un eslabón de una cadena. Los visitantes pueden elegir un pequeño bucle o una combinación de bucles. En terreno con gran desnivel, un sendero puede subir a la cumbre por una ladera diferente y luego descender por otra diferente. En definitiva los bucles de senderos hacen un óptimo aprovechamiento del territorio. 

TRAIL SOLUTIONS Capítulo 13 : 11 pasos para diseñar senderos sostenibles

En áreas con una elevada afluencia de usuarios, el sendero que vertebra la red debe ser amplio y suave para atraer a la mayoría de usuarios. Los bucles que se ramifican desde el principal pueden ser más largos, estrechos y más difícil a medida que se alejan más del mismo, así los usuarios pueden ir experimentando a medida que aumenta la dificultad.

Paso 6: Planificar una ruta circular

Aquí está el punto en el que todo el trabajo de identificación de los puntos de control realmente produce resultados. Planificar una ruta circular es básicamente un proceso de unir cada punto de control en un mapa topográfico y conectar esos puntos.

Cuando tracemos el itinerario sobre el mapa topográfico, utiliza el verde para los puntos positivos y el rojo para los negativos, además recuerda que el trazado a través de la curvas de nivel debe ser el adecuado para no superar la pendiente media. Este trabajo de planificación con un mapa es sólo para la selección inicial de la ruta y no indicará la ubicación exacta del sendero. Tendremos que emplear bastantes horas de en el campo con para lograr la trazada correcta.

Paso 7: Determinar el tipo de flujo del sendero

Los usuarios del sendero se definen por sus medios de transporte (pie, a caballo, en bicicleta), pero esto es sólo una característica distintiva. La velocidad es importante,  también, por ejemplo, un mountain biker y un senderista tendrán diferentes experiencias ya que sus velocidades son diferentes.

Un sendero diseñado para mountain bikers tendrá un tipo diferente de flow que un sendero diseñado principalmente para los senderistas. La comprensión del flow (flujo) puede reducir la erosión y el conflicto entre usuarios. Es importante recordar que el flow apropiado de un sendero es a menudo dictado por la propia orografía.

Los diseños de senderos pueden tener tres tipos básicos de flow:

Senderos abiertos y fluidos son relativamente suaves. Tienen amplios campos de visión, giros graduales y pocos retos técnicos. Están orientados a los ciclistas menos cualificados, así como las personas que disfrutan con velocidades más elevadas.

Senderos estrechos y técnicos tienen curvas más cerradas y giros, las superficies más ásperas, una banda de rodadura más estrecha y obstáculos naturales. Proporcionan retos y emociones para los mountain bikers mientras se mantiene cierta velocidad.

Senderos híbridos combinan con éxito las características de los dos anteriores. Son a menudo una buena opción para las zonas urbanas. Pueden ser más anchos y a la vez revirados con una banda de rodadura rocosa o técnica. No obstante, si se ubican en zonas de elevada afluencia de usuarios, su trazado debe permitir un cierto campo de visión para ayudar a reducir los conflictos con otros usuarios. Además al ser más anchos permite transitar a varios usuarios a la vez, mientras que los desafíos técnicos reducen la velocidad y añaden variedad. 

TRAIL SOLUTIONS Capítulo 13 : 11 pasos para diseñar senderos sostenibles

Las zonas de transición son esenciales cuando las secciones abiertas y fluidas se combinan con secciones estrechas y técnicas. Las transiciones deben sucederse  gradualmente ya que un cambio brusco de una sección a otra implica reducir drásticamente la velocidad, provocando derrapes que a largo plazo destruirán la plataforma del sendero.

En definitiva un sendero con un buen flujo ayuda a minimizar la erosión, los conflictos con otros usuarios y por tanto las preocupaciones por la seguridad.

¡Importante! 

Por mucho que diseñemos un sendero sostenible y con mucho flow, debemos tener una conducción responsable, especialmente en las secciones rápidas que conducen a cambios repentinos con curvas cerradas. Una conducción temeraria es una de las principales causas de conflicto entre usuarios y daños en el sendero.

Paso 8: Recorrido previo y marcado de la trazada

Después de los trabajos preliminares de campo y una vez definida la traza que llevará el sendero procederemos a marcar y señalizar la citada traza que deberemos construir.

Para ello utilizamos la cinta de señalización o banderolas, para marcar la trazada en su totalidad. La cinta de señalización es perfecta, ya que puede estar ligada a puntos altos (tales como troncos de árboles o ramas).

Una vez que el diseño final recibe la oportuna autorización ambiental y la aprobación por parte del gestor del territorio, se puede establecer el itinerario definitivo del sendero mediante la inserción de banderolas en el suelo. Esto es muy importante para que el equipo de trabajo que se va a dedicar a la construcción tenga totalmente claro por donde va la trazada correcta y no se cometan errores.

Algunos consejos prácticos:

  • Las banderas amarillas y naranjas no tienen una buena visibilidad durante el otoño debido al follaje que se acumula en el suelo.
  • Las banderas verdes no tienen una buena visibilidad en zonas de pastos y prados de montaña..
  • Por lo tanto las banderas de rosa fluorescente son las más adecuadas a lo largo del año.

Paso 9: Desarrollar un plan de construcción

Este paso debe implicar a los usuarios del sendero, al equipo encargado del diseño y al equipo de construcción. La inclusión de personas procedentes de todos los colectivos es un paso clave en la toma de decisiones y les da a todos un sentido de participación en el proyecto.

Es fundamental llegar a un acuerdo sobre las dimensiones del sendero: anchura del corredor, anchura de la banda de rodadura y altura (en caso de encontrarnos en una zona boscosa).

Ten en cuenta cómo se construirá la pista, cuánto tiempo va a llevar, cuánto costará y quién proporcionará la mano de obra. Es fundamental desarrollar un completo cronograma y programación de las actuaciones a realizar.

Paso 10: Realización de estudio de impacto ambiental y proyecto de actuaciones.

Normalmente el órgano administrativo encargado de la gestión del territorio donde se pretende construir el nuevo sendero exigirá un estudio de impacto ambiental (EsIA) y un proyecto de la construcción del sendero. Estos estudios pueden ser costosos y consumen mucho tiempo u esfuerzo, así que ten paciencia! 

Asegúrese de que el plan de ruta que se propone es exactamente lo que quiere, pues cambiarlo después de este estudio se ha llevado a cabo podría tener que pasar por todo el proceso de nuevo. Los estudios de evaluación suelen cubrir un pasillo de 50 pies a cada lado de la línea de bandera.

Paso 11: Confirmación de los permisos y construcción.

Una vez marcadas las dimensiones, como ya se ha explicado en el capítulo 8 y una vez obtenidos todos los permisos para poder realizar los trabajos con garantías es momento de ponerse manos a las herramientas y construir el sendero.

En el proceso constructivo es fundamental caminar (o correr, si es posible) por la totalidad de la trazada en ambas direcciones, haciendo ajustes para mejorar el flow. Evitar las líneas largas y rectas es fundamental, para ello utiliza los obstáculos naturales para acentuar las curvas y los cambios de pendiente. Se creativo para construir un sendero emocionante.

Permanece atento a los próximos capítulos de la serie Trail Solutions porque ya estamos inmersos en plena materia sobre Trailbuilding

trail-love-logo-black-trans

Capítulo 1

Capítulo 2 

Capítulo 3 

Capítulo 4 

Capítulo 5

Capítulo 6 

Capítulo 7 

Capítulo 8

Capítulo 9 

Capítulo 10 

Capítulo 11

Capítulo 12 

Texto : Paco Garcia / IMBA España. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.



Uso de cookies

El sitio www.alotrolado-mtb.com utiliza cookies propias para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir el uso de nuestras cookies o rechazarlo, también puede modificar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.


ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

COMPARTENOS