Capítulo 10: Comprendiendo los diferentes tipos de suelos

trailbuilding_3

Los tipos de suelo varían ampliamente en todo el mundo. Un determinado tipo de suelo se caracteriza en gran medida por su textura. Esta, a su vez, está determinada por el tamaño de las partículas que componen el propio suelo.

Hay tres tipos básicos de partículas: arena, limo y arcilla. Cada una de ellas difiere en tamaño y forma y por lo tanto afectan a diferentes propiedades físicas del suelo, tales como su capacidad para drenar.

En un mismo sendero podremos encontrar diferentes tipos de suelos, por lo tanto la capacidad de identificar y clasificarlo es importante para la construcción y mantenimiento de senderos sostenibles.

Aunque la Edafología (ciencia que estudia los suelos y sus propiedades físico-químicas) es muy extensa a la par que compleja, aquí no tenemos como objetivo sembrar cátedra al respecto, pero vamos a tratar de dar una serie de ideas y conocimientos básicos para entender mejor esta importante materia. Veamos brevemente cada tipo de suelo:

Suelo arenoso

La arena es la de mayor tamaño de los tres tipos de partículas del suelo, con un tamaño de partícula entre los 0,05 y 2,00 mm. Los suelos arenosos no poseen muchos nutrientes porque los huecos (o poros) entre las partículas de arena tienden a ser grandes, por lo que el agua drena rápidamente a través de ellos.

A priori, debido a ese fácil drenaje, un suelo arenoso podría parecer como el más apropiado para un sendero sostenible, en cambio tienen un importante inconveniente: las partículas de arena no se cohesionan adecuadamente lo que da lugar a suelos sueltos que no se compactan bien. Todos los bikers conocemos esos tramos de arena suelta en los senderos que tratamos de evitar por la pérdida de tracción de las ruedas, para evitarlo pasamos por los laterales del sendero aumentando progresivamente la superficie de rodadura y aquí es donde está el verdadero problema.

Sabemos que un sendero discurre por suelo arenoso cuando:

En condiciones secas: el terreno está suelto y se pueden observar a simple vista los granos individuales de arena.

En condiciones húmedas: si exprimes un puñado de tierra verás que se formará una bola que se desmorona con facilidad y además no mancha los dedos.

Suelo limoso

El limo como componente del suelo es producto de los depósitos sedimentarios, típicamente resultantes de la glaciación. El tamaño de partícula de los suelos limosos varía entre los 0,002 y 0,05 mm, por lo que el tamaño de las partículas de limo está a medio camino entre las de arena y las de arcilla y evidentemente no pueden ser observadas a simple vista como las partículas de arena. Los poros entre las partículas de limo son mucho más pequeños (y mucho más numerosos) que los de arena, lo que significa que los suelos limosos retienen más agua y no drenan tan fácilmente como los de arena. La estructura débil de los suelos limosos los hace fáciles de trabajar cuando están mojados. Cuando se secan, típicamente se sienten suaves al tacto.

Sabemos que un sendero discurre por suelo limoso cuando:

En condiciones secas: se siente suave y fino como la harina.

En condiciones húmedas: se siente suave, pero no pegajosa y se desmorona en partes.

Suelo arcilloso

La arcilla es la más pequeña de los tres tipos de partículas del suelo. Aunque hay muchos tipos diferentes de arcilla, todas tienden a tener forma de copos o de pequeñas plaquetas planas, lo cual les proporciona áreas de cohesión muy grandes en relación con su tamaño.

La relación entre esta área y la prevalencia de poros muy pequeños, da la arcilla una tremenda capacidad para retener el agua. Por lo tanto, los suelos arcillosos no drenan bien. Sin embargo, las partículas de arcilla tienden a pegarse cuando el suelo está seco, por lo que es muy duro y resistente. Con todo ello los suelos arcillosos pueden ser viscosos y difíciles de trabajar cuando están mojados. Cuando se secan, típicamente se encojen y agrietan.

Sabemos que un sendero discurre por suelo arcilloso cuando:

En condiciones secas: los terrones son casi imposibles de romper con los dedos.

En condiciones húmedas: Es pegajosa, fácilmente se forma en una bola, y deja manchas en los dedos.

Suelo margoso

La marga es una mezcla de diferentes tipos de partículas de suelo, en la que no predomina ni la arena, arcilla o limo. Es el suelo ideal para la construcción y mantenimiento de senderos, ya que drenan muy bien, mantienen un correcto nivel de cohesión-compactación y es fácil trabajar con ellos.

Sabemos que un sendero discurre por suelo margoso cuando:

En condiciones secas: los terrones son moderadamente difíciles de romper y son un tanto ásperos al tacto.

En condiciones húmedas: no es ni muy pegajoso; se forma una bola firme cuando se aprieta con la mano.

captura

Donde buscar información sobre los tipos de suelos

Anticipándonos a qué tipos de suelo nos encontraremos durante la construcción y mantenimiento de senderos en nuestra zona y con el objetivo de crear un sendero sostenible a largo plazo podemos buscar información del tipo de suelo que tenemos en la zona donde vamos a trabajar.

Esta información la podemos encontrar en los mapas geológicos, en los mapas de usos del suelo y actualmente la fuente de datos más fiable, sin lugar a dudas, nos la proporcionan la cartografía digital y los sistemas de información geográfica (GIS). 

trail-love-logo-black-trans

Capítulo 1

Capítulo 2 

Capítulo 3 

Capítulo 4 

Capítulo 5

Capítulo 6 

Capítulo 7 

Capítulo 8

Capítulo 9 

Texto : Paco Garcia / IMBA España. 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.



Uso de cookies

El sitio www.alotrolado-mtb.com utiliza cookies propias para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir el uso de nuestras cookies o rechazarlo, también puede modificar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.


ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

COMPARTENOS